martes, 11 de diciembre de 2012

¡Que sea Navidad!

Es posible que este año haya sido duro para ti... o no; 
que haya estado plagado de grandes momentos... o no; 
que lo hayas mirado de frente... o no; 
que te haya servido para aprender... o no; 
que te haya traído gente nueva... o no; 
que te haya dado nuevas esperanzas... o  no...

Lo que es seguro es que el 2013 se acerca para llenar nuestras vidas de nuevas oportunidades, experiencias,  retos, y sobre todo... AMOR. ¡Que no te falte nunca!

Por eso desde Tortuga Blanca te digo: Disfruta de la Navidad, de tu gente, de lo bueno que ya tienes y no sueles apreciar, de la Vida... 


¡Que esta Navidad te llene de deseos a cumplir en el nuevo año!

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!

jueves, 22 de noviembre de 2012

¿Disfrutas de tu café?

Hace tiempo guardé esta lectura tras encontrarla buceando por la Red. Sin duda el significado que tiene y sobre el que nos hace reflexionar a mi me parece muy importante. Nuestra vida es rápida, y cada día más exigente si caemos en la carrera de la rata. Perdemos la sensación de control sobre nuestra vida, cuando en realidad de nosotros/as depende su control. 

 Si esta lectura te dice algo, deja tu comentario. Me gustaría leerte y compartir tus experiencias, que en el fondo es lo que más nos enriquece. Ahi va el aprendizaje de hoy:



Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor...

Pronto la reunión se enfoco acerca del interminable estrés que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más selecta: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras y otras realmente exquisitas...

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado. Cuando lo hicieron, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

“Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas, se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo, ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al “Stress”.

Continuó: “Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café, en verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos. Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores, después se pusieron a mirar las tazas de los demás. Ahora piensen en esto: La vida es el café, los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida, y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.

Fuente: www.enplenitud.com

jueves, 15 de noviembre de 2012

¿La vida es bella!!


Uno de los mayores aprendizajes que he hecho a lo largo de mi vida ha sido el del optimismo. Sin duda la vida nos tiene reservados momentos magníficos, llenos de color, con emociones vibrantes que nos remueven de arriba a abajo. Pero hasta estas sensaciones dependen de tu forma de mirar la vida. Si interpretas la vida en tono pesimista, tu alegría durará poco o no durará. Si te cuentas las cosas que te pasan como dramas terribles, tu vida puede convertirse en un infierno. Sin embargo... si tu enfoque es positivo (no significa que ignores la parte mala de la situación, sino que te centres en la parte buena que seguro sí que tiene y la uses para avanzar), entonces serás el rey o reina de tu mundo, de tu vida. Nada podrá contigo. 

Estoy segura de que algunas personas, cuando hayan leído el párrafo anterior, han  pensado: "Claro, claro. Qué fácil... Querría yo verte en situaciones como el desempleo, la pobreza, la enfermedad..."
Y yo les digo: Nuestro paso por este mundo no suele ser tranquilo. El mio tampoco. Sin embargo, nuestra actitud ante los acontecimientos y circunstancias que nos rodean es la que marca si saldremos o no de esa situación.

 Quiero dejaros un vídeo en el que Alice, su protagonista, simplemente nos habla de cómo ella ha vivido su larga vida (108 años!), y puedo deciros que no ha sido un camino de rosas, ni mucho menos.   

Antes de verlo te pregunto: ¿la vida es bella? 
Mi respuesta: De ti depende. ¿Qué decides?


ALICE SOMMER HERZ - Optimismo en estado puro

lunes, 22 de octubre de 2012

¿Aceptas o te resistes?


Las personas que más avanzan en psicoterapia son aquellas que están abiertas a aprender, a descubrir qué cosas están haciendo y que les perjudican, y a mejorar en la línea del cambio. Aquellos/as que se permiten descubrir sus luces y sombras y las ACEPTAN, son las que cambian y toman las riendas de su vida.

Hace unos días y ante acontecimientos tristes en mi entorno cercano, pensaba yo acerca de la aceptación de las cosas que nos pasan en la vida. Buscando su definición encontré esto: Con origen en el término latino acceptatĭo, el concepto de aceptación hace referencia a la acción y efecto de aceptar. Este verbo, a su vez, designa a aprobar, dar por bueno o recibir algo de forma voluntaria y sin oposición.

Y es exactamente así. Dar por bueno o recibir lo que ocurra sin oposición. No significa que nos guste, o que estemos de acuerdo. Simplemente ES. Por duro que resulte. Esto, ni que decir tiene que es muy difícil ante determinadas circunstancias. Sin embargo es NECESARIO cuando la realidad se impone.

Estoy segura de que a quienes leéis estas líneas también os han venido cambios inesperados, no deseados, repentinos, desagradables, o que simplemente os sacaban de vuestra zona de confort. Pensad por un instante en alguna de esas situaciones de las que os hablo. ¿En qué momento comenzásteis a superarlo? Sin duda cuando aceptásteis. Esa fue la clave.

Por eso te digo, ahora más que nunca y ante la multitud de cambios que la vida trae sin preguntar, ACEPTA, CAMBIATE y TUS CIRCUNSTANCIAS, PONTE EN MARCHA, MIRA AL FRENTE. Vivimos tiempos en los que el refrán se cumple: "Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente".

¡VIVE! ¡DESCANSA PERO NO TE DUERMAS!
Y sobre todo... Acepta...

jueves, 4 de octubre de 2012

Niños/as felices...

Este post se lo quiero dedicar a Maite, una mamá amiga que tiene una hija muy feliz (además de preciosa). Ella ha compartido este manifiesto conmigo, y hoy lo comparto yo también.

Queremos hacer felices a nuestros/as hijos/as. Eso es lo más importante para papás y mamás desde el nacimiento de nuestros peques. Pues bien, para conseguirlo podemos seguir algunos pasos que nos acercarán más a la meta. Este manifiesto, si os lo creéis e interiorizáis, os ayudará a entender y comprender mejor a vuestros hijos/as, y en consecuencia, a tener una visión más positiva de ellos/as cuando sea necesario.
Ser papá y mamá no es fácil. Nadie nos enseña, nadie nos prepara. Es bueno que nos apoyemos en quienes ya lo han sido primero y han experimentado el ensayo y error con anterioridad.

Os animo a leerlo con el corazón, con el alma, mientras que pensáis en vuestros pequeños/as o no tan pequeños/as. Aqui va...

1. No se pega a los niños. Nunca. Bajo ninguna premisa.
2. Cada niño es único, con exclusivas virtudes (y no virtudes). No los compares. No los etiquetes.
3. No existen niños malos. Detrás del mal comportamiento hay una necesidad emocional no atendida
4. Los niños no son adultos, no hay que esperar que se comporten como tales.
5. Los niños son naturales, los adultos somos quienes ponemos intenciones artificiales en su comportamiento (sexualidad, maldad, etc.)
6. Necesitan experimentar y aprender, por ellos mismos. Son exploradores incansables.
7. Los niños necesitan estar con sus padres, y los padres necesitan estar con ellos
8. Somos simplemente madres y padres. A veces también nos cansamos y cometemos errores. Los errores se perdonan y son oportunidades para aprender.
9. Los niños son expertos emocionales, reciben la emoción que hay detrás de tus palabras y tus actos (aunque tú no seas consciente).
10. Tú puedes aprender de tus hijos a conocer tus emociones y aprender a gestionarlas
11. Dedica un tiempo exclusivo a cada hijo (mínimo 30 min). Ellos necesitan tu presencia y tu tiempo.
12. Los besos lo curan todo, bésalos, abrázalos muchas veces al día, y sobre todo, cuando peor se portan.
13. Ayúdale a crecer como persona: ofrécele límites y normas claras, fomenta su autonomía, ámalo sin condiciones y respeta como es y cómo siente.
14. Para educar no hay varita mágica, pero los padres podemos aprender cómo hacerlo mejor, buscar expertos que nos guíen o enseñen.
15. La paciencia y el amor son la mejor medicina, recuerda que están en tu interior. Paciencia y amor para tu hijo, paciencia y amor para ti también.

Fuente: EDUKAME

domingo, 16 de septiembre de 2012

La prosperidad

Muchas veces nos pasan cosas en la vida, tragedias, como puede ser la pérdida de nuestros seres queridos. Ciertamente nos inundan de tristeza, de dolor, de vacío... al menos durante un largo tiempo. Nos sentimos desgraciados/as, torturados/as por la vida...
Hoy quiero daros otra visión de esos acontecimientos cuando ocurren en el orden adecuado. Ahora lo entenderéis... Aquí va el cuento de hoy:

Un hombre rico le pidió a un maestro de Zen que escribiera algo que pudiera alentar la prosperidad de su familia para los años a venir. Sería algo que la familia pudiera abrigar por generaciones.

En un gran pedazo de papel, el maestro escribió, “El padre muere, el hijo muere, el nieto muere”.

El hombre rico se enojó cuando vio el trabajo del maestro. “Le pedí que anotara algo que pudiera traer felicidad y prosperidad a mi familia. ¿Por qué me da algo tan deprimente?”.

“Si su hijo muriera antes que usted”, contestó el maestro, "traería una pena insoportable a su familia. Si su nieto muriera antes que su hijo, también traería un gran dolor. Si su familia, generación tras generación, desaparece en el orden que he descrito, será el curso natural de la vida. Esta es la verdadera felicidad y prosperidad

Fuente: Cuentos-zen

domingo, 22 de julio de 2012

¡Vaaaaaaacacioneeeessssss!

¡ME VOY DE VACACIONES!

Esta tortuguita se marcha de vacaciones. Va a disfrutar de largos baños en el océano, de rutas inesperadas y llenas de encanto mientras que recarga energía para avanzar cada día del siguiente invierno.
Mientras...

Descansa tú también
Duerme mucho.
Diviértete, sonríe.
Come adecuadamente.
Aprovecha tu presente y haz que el futuro se presente con alegría.
Vive tu libertad de elegir. Eso es tuyo ¡no lo olvides!
Plantéate nuevas metas. A la vuelta, si tú quieres, te ayudo a alcanzarlas.

¡FELIZ DESCANSO!

lunes, 9 de julio de 2012

El arquero y la Luna

Estaba leyendo un libro de Alex Rovira cuando, de repente, me he encontrado con esta mini lectura que para mi está llena de sentido (os la pongo al final, como cierre).
Quien me conoce sabe que soy tenaz, luchadora, y que persigo lo que quiero. No siempre ha sido fácil dejar que fluyera esta cualidad mia (así es como la veo), pero sí sé que me ha enseñado mucho y que me ha permitido aprender también de las personas que me han  rodeado en estos años y de mi misma.
No siempre fui consciente de mi perseverancia. Una compañera, en los tiempos de la facultad, me lo hizo ver con un comentario. Os lo cuento:
Habíamos salido en grupo, a bailar, un sábado cualquiera. Al final de la noche, una amiga necesitaba un taxi para volver. Le dolían mucho los pies, y no tenía fuerzas para salir corriendo tras los taxis que no nos veían o no paraban. Sin pensarlo me hice cargo de la situación y me eché a correr para conseguirle uno. Lo cierto es que, contra todo pronóstico, fui capaz de parar uno y mantenerlo alli hasta que mi amiga llegó. Esta compañera de la que os hablo que me ayudó a ser consciente le dijo a la otra amiga: "Esta chica es de las personas que consiguen sus objetivos a pesar de las dificultades. ¡No ha descansado hasta conseguirte un taxi!" Eso me hizo pensar. ¿Qué fue lo que hizo que saliera corriendo tras los taxis nocturnos de Madrid? Sin duda el deseo de conseguir uno. ¿Qué fue lo que hizo que no descansara hasta alcanzar mi objetivo? No dudé de que pudiera conseguirlo. Confiar en mis posibilidades y no darle alas en mi cabeza a la posibilidad de fallar.
Acuérdate: el trabajo, si está bien hecho, acaba dando sus frutos. Puede tardar más o menos, pero llegan los resultados. Quizás no exactamente los que esperas, pero sí grandes resultados.
Por eso quiero compartir con vosotros/as esta lectura de Alejandro Jodorowsky. Aquel día conseguí el taxi, pero no siempre ha sido así. En otras ocasiones, no he alcanzado el objetivo final, pero sí grandes resultados previos. Me fijo y apoyo en ellos para continuar. Te animo a que hagas lo mismo con los tuyos.

Una vez más, que disfrutes del aprendizaje...

"Un arquero quiso cazar la Luna. Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la Luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo"

lunes, 2 de julio de 2012

Mamá, papá: SOY ASI

Una de las cosas que más me gusta de mi maternidad es la de descubrir día a día cómo es mi hija de casi dos años. Desde hace unos meses, ella es tímida. En relación a ésto, hice un aprendizaje recientemente. Os lo cuento:
Estábamos algunos miembros de mi familia y yo disfrutando de tiempo juntos cuando de repente, llegó mi marido con mi hija y alguien le dijo a ella: "Ven cariño, ven a darme un beso". Como no tenía mucho trato con esa persona, Aitana no quiso acercarse y empezó a expresar su vergüenza mediante gestos. Esta persona insistía e insistía, y comenzaba a notarse una pequeña irritación en su voz al no conseguir su propósito. De repente, me vi diciendo: "Es que es muy tímida". Sé que darme cuenta de la irritación de mi familiar fue el elemento disparador de mi respuesta. Cuando ya estaba en casa, meditando lo que había ocurrido (algo en mi interior no había quedado en paz), fui consciente de dos cosas:
  • En muchas ocasiones las personas adultas no respetamos la forma de ser de nuestros/as peques. Eso fue lo que hizo mi familiar al tratar una y otra vez de conseguir el beso de mi hija a pesar de que ella no estaba preparada para ello. ¡Incluso se irritó!
  • Tratamos de justificar ante otras personas la personalidad de nuestros/as hijos. ¡Como si hiciera falta! Este fue mi error y mi aprendizaje. Mi intervención hubiera sido más útil si hubiese ayudado a esa persona adulta a darse cuenta de su irritación y de su no respeto a la personalidad de mi hija en este caso.
¿Por qué nos empeñamos en hacer a nuestros pequeños/as como creemos que deben ser?, ¿hay algo malo en ser tímida?, ¿pasa algo si dejamos que su ritmo de desarrollo sea el que es?, ¿podemos las personas adultas asumir la diferencia en paz?, ¿todos los niños y niñas deben ser iguales?, ¿cuál es la amenaza?...

Yo aprendí a respetar más a mi hija y no defenderla ni justificarla de lo que no hay que defender ni justificar. Ella es así en este momento de su vida. Mi propósito es acompañarla en este viaje que hemos comenzado juntas y que sin duda nos enseñará a las dos, aunque yo deba guiarla en mayor medida en este periodo.

Y tú, ¿cómo te comportas con los/as niños/as?



lunes, 25 de junio de 2012

Manual de los sueños

Esta mañana, cuando buceaba por las redes sociales, me he encontrado con esta imagen. Me ha parecido graciosa y también útil ya que cada día más, buscamos manuales para todo: para ser buenos papás y mamás, para cocinar, para ser feliz, etc.

Además, aporta claves que, si las sigues, te darán la fuerza necesaria para alcanzar las metas (sueños) que te propongas. Vamos a sacarles el jugo un poco más:
  • Ama todo lo que hagas. Haz las cosas con amor. Sin duda ésto te devolverá el control de tus actos y sobre todo, lo valorarás de una manera diferente.
  • Escucha a tu corazón. Y yo añadiría: y a tu cuerpo. Nuestros sueños, nuestras pasiones las sentimos con el corazón, con las entrañas, y no con la cabeza. Guíate por esas emociones que sin duda guardas dentro de tí.
  • Ignora a los que digan que soñar es de ilusos. ¡Uy! de esta gente aléjate cuanto antes! Solo quienes tienen miedo a rebosar sus limites te dirán que no es posible. No permitas que sus palabras se instalen en ti. Para alcanzar los sueños primero hay que soñarlos. No lo olvides.
  • Confía en tu intuición y en ti. En importante que tus éxitos sean tuyos y que aprendas de tus errores. Así es como trazarás tu propio camino. Confía. Sabes más de lo que crees. Escucha a tu corazón...
  • Equivocarte es necesario para crecer. ¡Sin duda! aprendemos de muchas maneras, pero una fundamental es ésta: ¡aprendemos de los errores cometidos! por eso es bueno equivocarse de vez en cuando. Además, nos devolverá la humildad del aprendiz que sabe que no sabe todo.
  • Sigue tu pasión. Eso es lo que te hará feliz y lo que te hará moverte. No hay nada como hacer aquello que te apasiona y que hace que el tiempo vuele cuando lo estás desarrollando. ¡Vive tu vida a pleno pulmón!
  • Conoce tus habilidades. Esto te permitirá avanzar con paso firme. El autoconocimiento nos sitúa en la realidad, en el punto en el que me encuentro y a partir del cual puedo trazarme nuevos objetivos de aprendizaje. Si no sé nadar, no voy a apuntarme a un campeonato de natación. Primero habré de aprender lo básico e ir perfeccionando. Entrar al agua en malas condiciones puede suponer un peligro. POr el contrario, si sabes nadar y cuál es tu nivel, podrás competir en el campeonato que mejor se adapte a ti y poner a prueba tus límites. Así es como se avanza.
  • Cree en tus sueños y los crearás. Creer. Cuando creo en algo le doy forma en mi cabeza, y mis actos se encaminan hacia eso que creo sin ser consciente muchas veces. El poder de tus creecias es ilimitado. Tanto si tus creencias son positivas como si no lo son. Y ya que nos ponemos a creer, creamos en cosas positivas. ¡Creamos en nosotros/as mismos/as!
  • Contribuye con tus sueños a un mundo mejor. Los seres humanos hemos nacido para hacer el bien y para ser felices. Si te das cuenta, lo que te llena y te hace feliz la mayoría de las veces es contribuir al bien común, hacer felices a los demás con nnuestra existencia. Ve en esta línea y pon tu sueño al servicio del mundo para que sea mejor.
  • Crea tu realidad. Aqui hablamos de acción, de ponernos en movimiento y salir del plano mental y corporal. Haz, genera, materializa tu sueño mediante acciones concretas. Así construirás tu sueño, que será una realidad.
  • Juega sin parar. ¿Recuerdas lo bien que te sentías cuando eras pequeño/a y gran parte de tu día era juego? cuando cualquier actividad era divertida porque tú la hacías divertida? cuando incluso vestirse era un juego? Recupera esa visión de ti mismo/a y retoma esa actitud. Disfruta de cada cosa que hagas, ¡vívela!
  • Arriesga para ganar. Cuando queremos alcanzar sueños, hay mucho que arriesgar: tu tranquilidad inicial, tus límites conocidos, tus creencias, etc... Sólo cuando arriesgas se materializa la posibilidad de ganar.
Ahora la pregunta es ¿cúando vas a comenzar a utilizar este manual de los sueños?


domingo, 17 de junio de 2012

8 aprendizajes que te enseñan tus hijos/as en el parque


¿Eres una mamá o papá observador/a cuando acompañas a tu hijo o hija a jugar al parque infantil? Es posible que, por lo rutinario de la situación (puesto que se repite a diario), no te hayas fijado y hecho el análisis de lo que ves desde otro punto de vista.
Todos los días nuestros/as peques nos proporcionan aprendizajes que son vitales, y que muchas personas pierden a medida que se van haciendo adultas. ¿Quieres saber de qué te hablo?

1.    Quieren montar en todo. Desde muy pequeños/as la curiosidad les acompaña, y eso les permite crecer y descubrir el mundo, ampliar sus conocimientos del entorno y aprender a vivir. Y tú, ¿sigues siendo curioso/a y sigues tu instinto?
2.    Sin miedo a caerse. ¿Cuántas veces has visto a tu peque en alguna situación susceptible de convertirse en caída inevitable? Pues lo cierto es que puede queellos/as mismos/as perciban esa posibilidad, y puede que sientan ese miedo; sin embargo, se lanzan a la aventura. Y tú, ¿sigues desafiando a tus miedos?
3.    Se levantan una y otra vez. ¿Cuántas veces les has visto caerse y volver a levantarse? ¡miles!, pero lo siguen intentando. Y tú, si fracasas ¿lo intentas de  nuevo?
4.    No se avergüenzan de caerse. La verdad es que a las personas nos incomoda muchísimo hacer el ridículo, y así es como tenemos categorizado el acto de “caer”. Para ellos/as, forma parte de la situación, y una posibilidad asociada al hecho de montar en el columpio, de correr, de subir al tobogán… Y tú, ¿te avergüenzas de tus caídas? ¿sientes que haces el ridículo cuando no salen las cosas “dignamente”?
5.    Disfrutan de la actividad en si misma. ¿Te has fijado en cómo disfrutan del mero hecho de tirarse del tobogán? Cada actividad en sí les proporciona un motivo de disfrute, de vivir el momento con toda la intensidad. No les preocupa el resultado. No están pendiente de si llegarán al suelo en una posición bonita, o si simplemente llegarán al suelo. Sólo lo hacen y se preocupan de subir cada peldaño del tobogán, uno a uno, de sentarse y lanzarse con todo su peso hacia adelante. Y tú, ¿sigues disfrutando de lo que haces como al principio?, ¿vives el presente o estás continuamente pendiente del futuro?
6.    No cuestionan si pueden o no subirse al columpio. Sólo lo intentan. Creen en sus capacidades. Y si ahora no lo consiguen, lo intentan de nuevo después, en otro  momento, mañana. Y tú, ¿vives cuestionando tus capacidades o simplemente haces lo que tienes que hacer?
7.    Hacen grandes “castillos” de arena y los pisan. Es fantástico ver cómo se esfuerzan en construir monumentos que les sirven para imaginar historias y plantear otras realidades. Y luego, cuando acaban… ¡los pisan! ¡Los dejan en el olvido! ¿Sabes por qué? Porque saben que pueden volver a hacerlo. Porque depende de ellos/as, porque no se atan a lo terminado, al pasado, a los logros alcanzados. Se marcan nuevos retos, nuevos “castillos futuros” para construir. Y tú, ¿sabes dejar atrás lo vivido, lo hecho, lo terminado, para construir nuevos horizontes?
8.    Se relacionan indiscriminadamente entre ellos/as. Si te fijas bien, hablan entre niños y niñas, entre rubios y morenos, entre altos y bajos, entre nacionales y de origen extranjero. Saben ver lo que les asemeja y no tanto lo que les diferencia. Y tú, ¿sabes hacer lo mismo en tu día a día?


Si algo nos enseñan nuestros/as peques es que cuando llegamos al mundo somos mucho más libres que cuando nos vamos. ¿Por qué no aprender de ellos y retomar esa visión que hemos ido perdiendo con el tiempo? ¿Por qué no volver a ser libres y a creer en nuestras capacidades, en nuestras habilidades, en nuestras posibilidades, y en la vida? ¿Por qué no volver a disfrutar del presente a cada minuto?
Si lo hacemos así, es posible que volvamos a percibir que los años pasan lentos y que les hemos sacado el jugo, tal y como hicimos en la infancia.

¿Te unes al reto de parecerte más a tu hijo/a y que él/ella se parezca menos a ti?

lunes, 28 de mayo de 2012

Los niñ@s y la muerte

Hoy he querido rescatar este tema por la importancia que tiene abordar adecuadamente esta cuestión con nuestros/as hijos/as. Tengo una maravillosa jovencita en terapia que llegó a mi porque su duelo se había cronificado, e incluso veía a varios de sus familiares que ya no están entre nosotros/as. Tras hablar abiertamente de cómo ha sido este proceso, descubrimos que una de las dificultades que ha tenido para elaborar su duelo ha sido la falta de información acerca de cómo se desencadenaron las muertes en cuestión, y en general de los detalles que ella necesitaba para completar su proceso. Su padre y madre consideraron que la protegían si le ocultaban datos o le proporcionaban información irreal. Ocurrió todo lo contrario.

Y es que las personas adultas, en ocasiones, no sabemos cómo tratar este tema con nuestros/as pequeños/as por muchos motivos:
  • consideramos que no serán capaces de asimilarlo adecuadamente y que es mejor esperar a cuando sean más mayores.
  • queremos protegerlos de una de las pocas certezas que tenemos cuando llegamos al mundo: la muerte.
  • no sabemos si lo haremos bien.
  • nos causa mucho dolor enfrentar ese momento y/o pensamos que no hablarlo hará que se pase antes.
  • lo consideramos un tabú.
  • sentimos que no tenemos todas las respuestas...
Es importante que sepamos que los/as niños/as son personitas más fuertes de lo que pensamos, y que, a su manera, son conscientes de la muerte desde bastante pronto. Ven pequeños animalitos inertes (pajaritos, gusanos, lombrices...) cuando juegan en el parque, caminando por la calle, o en los videojuegos, televisión...

Quiero facilitaros algunas claves para tratar el tema de la muerte con los niños/as en caso de veros en esa tesitura:

  •  Es fundamental que te muestres receptivo/a a los intentos de comunicación de tus peques cuando estén preparados/as para hacerlo. No tiene por qué ser cuando alguien cercano haya muerto. Frecuentemente en televisión aparecen noticias acerca de funerales de personas famosas. Puede ser un buen momento para explicar y/o responder a las preguntas que nos hagan los/as niños/as.
  • Dales explicaciones sinceras. Si estamos tristes, nuestro cuerpo lo delata, asi que es mejor no dar dobles mensajes.
  • Ante las preguntas, responde con lenguaje sencillo, adecuado a la edad de tus peques, sin extenderte demasiado, haciendo que las explicaciones sean breves, sencillas y fáciles de entender.
  • Escucha y acepta las emociones de tus hijos/as. Esto será primordial para que vuelvan a acudir a ti a que les ayudes a elaborar su duelo y a resolver cualquier cuestión futura.
  • No te muestres a la defensiva. Mantente abierto/a sus preguntas. Si no tienes respuesta a su pregunta, no trates de inventar. Las mentiras pueden generar desconfianza e inquietud. Simplemente hazle partícipe de tu desconocimiento. Ellos/as perciben nuestras dudas, así que no trates de ocultarlas.
Si tienes cualquier duda, o te estás enfrentando a esta situación pero necesitas una mayor orientación, ponte en contacto conmigo y juntos/as veremos la solución a tu necesidad.


 

martes, 15 de mayo de 2012

Volar cometas por el cielo...

Hace 4 días tuve la suerte de acudir al concierto de La oreja de Van Gogh en la sala La Riviera. Seguramente estaréis pensando: "¿Y qué tiene que ver un concierto con algo de crecimiento personal?"
Os lo cuento:
  1. Las personas debemos cuidar nuestro ocio, darle espacio a nuestras diversiones y emociones. Para poder afrontar el día a día de manera saludable debemos encontrar momentos para uno/a mismo/a. Puede ser momentos de soledad, o momentos en grupo (amistades, familia, ¡e incluso conciertos!). Este tipo de actividades, aunque parezcan insignificantes o poco importantes para algunos/as, son fundamentales para fomentar nuestra autoestima, sentir que formamos parte de un grupo mayoritario, tener otras referencias y opiniones, y un largo etcétera de beneficios.
    Este concierto fue una maravillosa forma de darme ese cuidado personal, de atender a mis necesidades y de disfrutar el tiempo libre con mis seres queridos.
  2. Durante el concierto, quienes estábamos apoyando al grupo, cantábamos al unísono las canciones, levantábamos las manos en la misma dirección, gritábamos a pleno pulmón, y en definintiva... ¡hacíamos cosas a la vez! cientos de personas unidas en un mismo espacio, por un mismo gusto musical, y colaborando para divertirse y devolverle al conjunto musical el buen rollo que transmiten sus canciones. ¿No es genial? Tuve suerte de poder volver a ver uno de esos momentos en los que personas desconocidas nos juntamos para vivir en grupo y para el grupo. Tomé conciencia de nuevo de la maravilla que es el ser humano cuando se lo permite a si mismo. ¿Por qué no adoptar esa forma de vivir en cada momento?
  3. Una de las canciones que sonaron ese día fue la que escribieron en memoria del 11M. El recuerdo de las personas que ese día murieron por parte de otras que pudieron o no conocerlas, sin duda es un motivo de orgullo, pero sobretodo constituye una forma de honrar y celebrar las vidas que se perdieron. Esto también es fundamental para familiares y amigos/as de quienes vivieron las pérdidas de manera directa, porque les ayuda a sentir paz interior, y gratitud hacia quienes apoyan su dolor.
Somos capaces de hacer grandes cosas, tanto a nivel individual como en grupo. Si te fijas en el día a día, hay motivos para retomar esta filosofía de cuidado personal y como grupo. Ambas cosas son perfectamente compatibles, y además necesarias.

¿Te animas a vivir así?
  

viernes, 4 de mayo de 2012

Niños y niñas emocionalmente inteligentes

Ayer, mientras que caminaba por la calle, escuché  una conversación preciosa entre una madre y su hijo pequeño a la salida del colegio:

- ¿Te ha gustado el sandwich?
- Si, mamá. Me ha gustado mucho.
- ¡Qué bien, hijo!, ¿prefieres el bocadillo normal, o comer cosas distintas?
- Comer cosas distintas. Eso me gusta mucho.
- Entonces variaremos los almuerzos que te lleves al cole. ¡Genial! Oye, y ¿qué tal te lo has pasado en el recreo?
- ¡Muy bien!, he jugado con todos mis amigos...
- Y... ¿a qué habéis jugado?...


Toda esta conversación, y sobre todo el amor y ternura que se desprendía de las palabras de los dos, tiene un valor importantísimo en la educación y crianza de este niño. ¿Por qué? porque esta madre le ha enseñado varias cosas a su pequeñín:
  • AFECTO. Al demostrar interés por los gustos, juegos, experienciad de su hijo, ese niño se ha sentido valorado, querido, sostenido, y tenido en cuenta. A nivel emocional ésto no tiene precio.
  • PREGUNTAR ADECUADAMENTE. Esta mamá no ha hecho preguntas únicamente de sí o no. Ha dado la posibilidad de elegir entre varias respuestas (opción múltiple), y también ha empleado la pregunta abierta. Sobre todo esta última permite que el pequeño se extienda en su explicación, que rememore las vivencias, que se abra a su madre. Además, esta mamá continuaba preguntando acerca de lo que su hijo le contaba. ¡Fantástico!
  • INTELIGENCIA EMOCIONAL. Otro de los aprendizajes que este pequeño seguramente haga gracias a esta madre, es el de valorar a los otros/as, tenerles en cuenta, interesarse por sus experiencias y gustos... No está nada mal, ¿verdad?
Y tú, ¿haces esto con las personas que quieres?

jueves, 19 de abril de 2012

En otro lugar... con otra persona...

¿Eres de las personas que piensan que en otro país su vida sería diferente?, ¿que quizás con otra pareja, o en otra ciudad, en otro trabajo cambiaría todo?

Tengo una buena y una mala noticia para ti. La mala es que... Te estás autoengañando. Si, si, AUTOENGAÑANDO. La buena noticia es que tiene solución. ¡Claro que sí!

Debes saber que si tienes hábitos mentales destructivos o poco adaptativos, como por ejemplo cuestionar sistemáticamente la forma de trabajar o vivir de la gente y medirla según tu criterio, te sientes frustrado/a, tratas de controlar lo que te ocurre en la vida o a las personas que te acompañan, etc, etc..., esta misma forma de pensar y actuar te seguirá a donde vayas, con quien estés o donde vivas. Si, eso es así.

Recuerdo el caso de un hombre que ante los problemas que aparecían en su vida decía: "si viviera en otro país mi vida se solucionaría". Y no ocurría así, sino que se sumaban otros problemas además de empeorar los que existían. Estando viviendo en ese otro país decía: "si nos dejaran en paz a mi mujer y a mi, nuestra relación se solucionaría", cosa que no ocurrió nunca; y así un largo etcétera.

La realidad es que allí donde vas te siguen tus hábitos mentales, buenos y malos. Cada persona tiene un estilo cognitivo que le acompaña en todo lo que pone en marcha. Por eso, lo mejor será observar qué hábitos nocivos tenemos cada uno/a de nosotros/as y establecer un plan de acción para cambiarlos.

¿Te animas a empezar hoy mismo?

viernes, 13 de abril de 2012

Tortuga premiada y agradecida


¡MUCHAS GRACIAS!
Esta tortuguita viajera ha recibido un premio!!!
Cuando comencé a escribir este blog nunca pensé en este tipo de reconocimientos, y sin embargo he de deciros que son de agradecer. Y por eso, quiero darle las gracias en primer lugar a Cueta, por otorgarme este premio. Lo hizo hace ya unos cuantos meses, pero es que no me ha dado tiempo a ponerme a la tarea!!!
En segundo lugar, quiero agradeceros a quienes visitais este espacio y os dejáis sentir,  pero también a quienes venís de vez en cuando en silencio pero leéis y meditáis lo que aqui se comparte. Muchas gracias por hacer que tenga sentido.
Estoy encantada con el planteamiento de este galardón: consiste en contaros 7 cosas acerca de mi. En esta ocasión se trata de acercarnos como blogueros y blogueras, de ser más personas. Ahi van mis 7 confesiones:
  1. Me encanta despertar a mi hija por las mañanas.
  2. Me encanta acostarme a la vez que mi marido.
  3. Me encantan los cafés a media tarde con mis amigas.
  4. Me encanta disfrutar de las reuniones familiares.
  5. Me encanta el olor a tierra mojada.
  6. Me encanta escuchar el sonido de las olas.
  7. Me encanta sentir el calor del sol en la cara.

La otra parte del premio consiste en entregarlo a otros 10 blogs de grandes personas:


¡Felicidades a los blogs premiados y a sus creadores/as!

Como veis, me he quedado corta... muuuuy corta... prometo continuar buscando nuevos blogs para añadir a este listado.

Muchas gracias de nuevo... ¡¡¡no tengo palabras!!!

miércoles, 4 de abril de 2012

¿Te vuelve loca tu cabeza?

¿Alguna vez te has visto envuelto/a en tus pensamientos en una espiral sin fin? ¿te has sentido cada vez peor según te ibas dejando llevar por tus pensamientos? Seguramente caiste en el efecto bola de nieve!!
Y... ¿qué es ésto, Laura? Pues consiste ni más ni menos que en enlazar un pensamiento algo negativo con otro, y éste último con otro también negativo, y así sucesivamente. Ni qué decir tiene que las emociones que nos suscitan estos pensamientos son desfavorables (miedo, angustia...), y además van en aumento puesto que van sumando sensaciones desagradables. Y claro, entras en una espiral sin fin que te lleva al desaliento, a no ser que....

... te detengas y hagas consciente esta bola de nieve interna que estás autogenerando. Cuanto antes la detectes, más fácil será parar este proceso autodestructivo. Nadie dice que sea una tarea sencilla. Probablemente lo hayas establecido como hábito si sientes que continuamente estás triste, o agobiado/a.
Deberás esforzarte por tomar conciencia de cómo inicias estas secuencias de pensamientos, y de cómo le das licencia a tu mente para generar estos ataques de pensamiento. Después, pon en marcha un diálogo interior en el que te calmes a ti mismo/a, te reconozcas embaucado por esta "técnica" de tu mente y lo cortes sin miramientos.

¿Te animas a ponerlo en práctica? Frena y silencia esa bola de nieve... ¡desde hoy mismo!